Visita al Servicio Aéreo de la Guardia Civil en Torrejón

GC-torrejon-001.jpg

Más fotos en el album de Flickr

24 de Marzo, una fecha especial para el que escribe. Es mi primer sarao en Aire y para más inri, lo propuse yo. Sarao que no hubiera sido posible sin la inestimable ayuda de mi primo, Cabo Primero y mecánico de Helicópteros,  Iván.

Somos cerca de la treintena; desde el punto de quedada hasta el acceso del INTA nos separan apenas dos minutos. Control de DNI para la entrada y espera a nuestra escolta que nos llevará hasta el Servicio Aéreo de la benemérita. Todo relativamente rápido. Al frente de la visita y actuando como nuestros guías, la Capitán y piloto Rebecay el Brigada (y también piloto) Rus, que nos atendieron estupendamente. Nada más llegar a las instalaciones nos comunican que comenzaremos la visita por la plataforma, porque van a salir a volar dos equipos. !Magnífico comienzo!.
 

Se trata de dos EC-135 en misiones rutinarias; por ejemplo uno de ellos, se dirige a recoger a un juez que quiere conocer una zona montañosa donde falleció un montañista. Entre despegue y despegue de los dos equipos, los objetivos de desplazan hacia la izquierda para fotografiar varios “botijos” que comienzan su jornada.
 
Dentro de las modernas y excelentes instalaciones que posee el Servicio Aéreo hay que destacar un Pero mayúsculo. No cuentan con acceso directo a la pista de rodadura ni a la de despegue; se proyectó hace años pero la crisis económica hace que se haya paralizado. Una de las consecuencias que ello conlleva, es que los CUCO CN-235 Persuader que opera la Guardia Civil han de trasladar su base al CLAEX, es decir, a la otra punta de la Base Aérea de Torrejón.
 
Una vez despegados los dos equipos continuamos nuestra visita a las instalaciones, hasta que recibo la llamada de nuestro“topo” que me informa que dos F-18 están a punto de despegar; media vuelta y a enfocar al aire de nuevo para retratar sólo a uno de los dos porque el otro aborta el despegue. A lo lejos se divisa en el punto de espera de la 05 uno de los Linces VIP del Ejército del Aire pero, ahora sí, debemos continuar la visita.
 
Pasamos junto a la cabina de pintura que se encuentra vacía en ese momento. Continuamos por lo que debería haber sido el principio de nuestra visita. 
La entrada principal rinde homenaje al primer helicóptero del Servicio Aéreo de la Guardia Civil. Se trata de un BO registrado como HGC.01 (anteriormente 09-101, que se incorporó al servicio en 1972) y que luce los colores plateados originales del Servicio; como curiosidad una inoportuna moto estacionada frente al aparato, en un lugar indebido (en casa de herrero, cuchillo de palo ;) ) destrozó multitud de instantáneas.
 
Las instalaciones se componen de dos edificios principales: uno de ellos lo comparte el Grupo de Helicópteros (GRUHEL) y el Grupo de Material (GRUMAT), y el otro es el hangar de mantenimiento.
 
Y es a éste último donde nos dirigimos a continuación; llamada de presión a nuestro “topo” para que apareciera rápido por allí y poder deleitarnos con el enorme e impoluto hangar que acoge cerca de una decena de aparatos en diferente labores de mantenimiento. Y digo lo de la llamada desesperada de presión, porque las visitas normalmente pasan de puntillas por esta zona para dirigirse al salón de actos a la proyección de vídeos del Servicio Aéreo.
 
Una vez dentro del hangar, y sin restricción alguna para fotografiar, escuché que alguien preguntó a nuestros guías si había algún inconveniente en subir unas escaleras para poder contemplar todo desde la plataforma que tiene el hangar. Segundos después de recibir autorización la plataforma estaba tomada por los objetivos.
 
El tiempo se detuvo en el hangar; cada uno de nosotros campábamos por donde nos apetecía en una ambiente de cordialidad difícil de imaginar a priori. Los grupos de trabajo atendían las preguntas que les formulábamos sin problema alguno. Pudimos contemplar los tres modelos que componen la flota (amén del CN-235); a saber, el EC-135, el BK-117 Y EL BO-105.  Tuvo que ser Montse la que propusiera que continuáramos la visita, porque ellos simplemente estaban encantados con nuestra presencia.
 
Y de aquí directos a la tienda de “chuches”, entendiendo por tienda la taquilla situada en el despacho de los pilotos, que fue “saqueada” al comprobar los precios populares que había (camisetas a 3 € y parches a 2,5€). Lástima de tallas grandes para los que somos de “cintura ancha”. Con total seguridad, ese día batieron el récord de recaudación. 
Mientras se producía el “saqueo controlado” de la taquilla...digo de la tienda,y visto que las opciones de encontrar una camiseta de mi talla se desvanecían por momentos, entablé conversación con otro piloto que apareció por allí y que resultó ser el compañero de guardia de nuestro guía (el Brigada Rus). Me explicó en qué consistían sus guardias; de sol a sol en la base y el resto de las horas hasta completar las 24 en casa con el teléfono encendido.
Sin misión concreta en las guardias, sus servicios se centran en apoyar a otras unidades como rescates, vehículos que se dan a la fuga, atracos, transporte de la UEI (Unidad Especial de Intervención) a donde se requiera. Como nota personal, el piloto recordaba una trágica guardia que le tocó vivir el día del fatídico accidente de Spanair, volando de inmediato a la zona para ayudar en la medida de lo posible. En fin, que cada vez que suena ese teléfono es porque algo grave está pasando...
 
Y para dar por finalizada la visita, hicimos entrega de nuestro clásico recuerdo a la Capitán Rebeca y al Brigada Rus. En este caso una instantánea tomada en 2008 en los alrededores de Torrejón de Ardoz, en la cual un grupo de spotters (Ricardo Sanabria presente en la excursión y en la fotografía, incluido) es identificado por uno de los “cucos” que regresaba a la Base Aérea.
 
Y hasta aquí nuestra visita al Servicio Aéreo de la Guardia Civil, un saludo a tod@s.
Javier (Aire 409)




Please add a comment

Leave a Reply



(Your email will not be publicly displayed.)


Captcha Code

Click the image to see another captcha.