KHODYNKA POLE (el campo de Khodynka)

Corría el siglo XIX cuando el barrio de Khodynka empezaba a tomar forma 4 km. Al noroeste del centro de Moscú en una gran explanada junto al arroyo del mismo nombre en la que se construyó un acuartelamiento prestándose su orografía para grandes eventos populares  y demostraciones militares.

Allí se celebraron fastuosas coronaciones como la del Zar Alejandro III y allí estalló la tragedia que dio a conocer el nombre del lugar por el mundo entero, el 18 de mayo de 1896 durante los festejos de coronación del Zar Nicolás II una avalancha de gente azuzada por el rumor de que se repartirían regalos conmemorativos ocasionó una catástrofe que se llevó por delante las vidas de 1389 personas y dejando un número similar de heridos atribuidos en gran medida a la negligencia de las autoridades y su incompetencia para controlar a las masas. A pesar del dolor popular el Zar siguió adelante con los festejos como si nada hubiera pasado y algunos autores afirman que fué una de las semillas que alimentaron el odio popular que más tarde acabaría con su dinastía.

En lo que a nosotros nos interesa, el campo de Khodynka sale nuevamente a relucir en 1910 cuando R.Rossinsky efectúa el primer vuelo en Rusia aprovechando sus pradera y poco después, en 1911, una carrera aérea de casi 500 millas entre San Petersburgo y Moscú finaliza en Khodynka con A. Vasiliev como vencedor (y único finalista) pilotando un Bleriot XI.

A partir de ese momento las actividads aeronáuticas empiezan a proliferar en los alrededores con la fundación por Zhukovsky del nuevo aeropuerto con el nombre de Frunze Central en honor de Mikhail V. Frunze (político y militar bolchevique) y allí se van estableciendo los talleres que luego darán origen a la industria de la aviación soviética; Yakovlev, Mikoyan Gurevitch, Ilyushin y Shukoi llegan a establecerse en las inmediaciones así como los cuarteles generales de Aeroflot; No es de extrañar que a partir de 1930 se celebrara allí el día de la Aviación (tercer domingo de agosto) hasta bien avanzado el siglo XX, siendo el único aeropuerto de Moscú hasta la apertura de Vnukovo en 1941. En Frunze aterrizó el 9 de mayo de 1945 el General Zhukov para comunicar en persona la derrota de la Alemania nazi en la 2ª Guerra Mundial.

En los años 80 el crecimiento de la ciudad se hace patente a su alrededor y las grandes oficinas de diseño empiezan a trasladar sus actividades a otros aeródromos más apropiados viendo disminuir su actividad hasta que hacia 1989 se cierra a las operaciones y gran parte de sus terrenos son vendidos en beneficio de modernas urbanizaciones que poco a poco van creciendo a su alrededor. Por esas fechas  ya estaba en marcha la creación del Museo Nacional de Aeronáutica que pretendía ser uno de los mayores del mundo, y ciertamente la colección prometía llegar a serlo, pero la caída de la Unión Soviética y la crisis económica que siguió obligaron a su cierre  y al almacenamiento en condiciones precarias de los aviones supervivientes.

En la actualidad, los restos de estos aviones los podemos encontrar almacenados en un recinto vallado a unos 800 metros de la estación de Metro Dynamo , que debe su nombre al estadio de fútbol del Dynamo de Moscú)y junto al Palacio de Deportes de Hielo y modernas urbanizaciones de rascacielos y chalets de lujo en el único espacio abierto que recuerda grandes tiempos pasados.

El recinto está guardado pero es posible acceder a su interior tras un pequeño regateo (con propina incluida) con el vigilante de turno y así poder ver, tocar, admirar la colección y también sufrir por su indudablemente oscuro futuro.

Aparatos exhibidos en Khodynka.

Tipo y Modelo Registro
Aero  L-29 Delfin 74
Ilyushin Il-14T  Crate 08
Ilyushin  Il-28 Beagle 01
Mikoyan Gurevitch MiG-17 Fresco 17
Mikoyan Gurevitch MiG-19S Farmer 171
Mikoyan Gurevitch MiG-21PF Fishbed D 98
Mikoyan Gurevitch MiG-21R Fishbed H 30
Mikoyan Gurevitch MiG-23B Flogger F 321
Mikoyan Gurevitch MiG-23M Flogger B 21
Mikoyan Gurevitch MiG-23M Flogger B 11
Mikoyan Gurevitch MiG-23MLD Flogger K 37
Mikoyan Gurevitch MiG-23S Flogger A 25
Mikoyan Gurevitch MiG-25PDS Foxfat E 38
Mikoyan Gurevitch MiG-25PU Foxbat C 90
Mikoyan Gurevitch Ye-266M (Mig-25M) 710
Mikoyan Gurevitch MiG-27 Flogger D 51
Mikoyan Gurevitch MiG-29 Fulcrum A 04
Mil Mi-1 Hare    (WSK SM-1Wb)
Mil Mi-2 Hoplite 03
Mil Mi-4A Hound
Mil Mi-6 Hook 29
Mil Mi-8T Hip C 38
Mil Mi-24A Hind B 33
Mil Mi-24D Hind D 60
Sukhoi Su-7BKL  Fitter A 07
Sukhoi Su-7U Moujik 16
Sukhoi Su-9 Fishpot 10
Sukhoi Su-15 Flagon A 32
Sukhoi Su-15TM Flagon F 37
Sukhoi Su-15UT   Flagon C 50
Sukhoi Su-17M3 Fitter H 95
Sukhoi Su-17M4 Fitter K 71
Sukhoi Su-17UMK  Fitter G 99
Sukhoi T-10-20 (Su 27) Flanker 20
Yakovlev Yak-25M Flashlight 57
Yakovlev Yak-38M Forger A 60

 Con el paso del tiempo algunos aparatos han desaparecido víctimas del vandalismo y la intemperie (y pensar que en su momento había incluso un Il-76TD!!) y ahora ya no llegan ni a la mitad de los que en su momento se exhibían pero todavía podemos encontrar ejemplares verdaderamente históricos como el  710 Blue, un MiG-25M (por Modificado) equipado con motores más potentes y con planos, estabilizadores y sistemas eléctricos y de control modernizados para intentar batir algunos récords de velocidad y altura, tan es así que recibió un nuevo c/n y la denominación Ye-266M que a muchos os resultará familiar.

Con este aparato A. Fedotov subió en verano de 1977 hasta los 124015 pies con una carga de 2000 kg y en otra ocasión tardó 4 min y 11 seg en llegar desde la suelta de frenos hasta 35000……metros!! Desgraciadamente en uno de estos vuelos, el aparato pilotado esta vez por Fastovets sufrió una avería al explotar un acumulador de hidráulico a más de 100000 pies, a pesar de lo cual pudo aterrizar sano y salvo. Poco después se decidió incorporar estas modificaciones en un derivado que ya se estaba construyendo y que ha dado mucho que hablar hasta nuestros días: el MiG 31.

Otro ejemplar destacado es este 321 Green, primer prototipo del MiG-23B al que se le quitó el radar de intercepción, se blindaron sus lados y la parte inferior, se cambiaron los motores por otros con mayor rendimiento a baja cota y se le dotó de nuevos sistemas de navegación inercial más precisos. Se puede ver que todavía conserva las tomas de aire que luego serían modificadas cuando dio paso al MiG-27. Este ejemplar fue destinado al museo después de finalizar los vuelos de prueba de los que todavía conserva las marcas para seguimiento por telemetría desde tierra.

Otro ejemplar altamente modificado es este 20 Blue, ejemplar de pre-serie T10-20 del Sukhoi Su-27, que fue modificado para explorar el potencial en vuelos de larga distancia, radomo cónico, puntas de plano ogivales sin wingtips, aguijón trasero extendido lleno de combustible, aunque parece ser que las pruebas no se llegaron a efectuar y el aparato se envió directamente al museo después de haber sido exhibido en algún MAKS del cual todavía conserva marcas en el morro.

En el recinto también encontraremos apiñados varios ejemplares de la gama MiG que van desde el MiG-17, pasando por varios modelos de MiG-21, 23, 25 y 27 hasta el MiG-29 del que podemos ver su cuarto prototipo. Lo mismo ocurre con los aparatos de Sukhoi que nos enseña la transición desde el Su-7 hasta el Su-17 pasando por el Su-9 y con mención aparte del llamativo Su-15 Flagon del que se pueden ver las 3 variantes principales diferenciadas por su planta alar y uno de ellos por ser biplaza.

Aviones más pesados como el Yak-25P Flashlight, el Il-28 Beagle en el que todavía se puede acceder al claustrofóbico puesto del artillero de cola o el bimotor de transporte Il-14T Crate con gran parte de su fuselaje quemado por los vándalos de la noche rusa también forman parte del paisaje en este histórico descampado.

Mención especial merecen los helicópteros que a pesar de no ser muchos relatan a la perfección la historia de la oficina de diseño Mil, así encontramos el pequeño Mil-1 Hare en forma de su versión polaca WSK SM-1 aunque por desgracia solo queda un cascarón vacío, seguimos con un Mi-2 Hoplite colocados ambos al lado del enorme Mi-6 Hook que así nos da una referencia de su tamaño.

 Sin desplazarnos mucho encontraremos el Mi-24 Hind A, primera versión del temido helicóptero de ataque soviético, como comparación a su lado también está la versión Hind-D más moderna con cabinas separadas para piloto y operador de sistemas de armas (ellos lo llamaban artillero). A su lado un Mi-4 Hound de gran parecido con su rival norteamericano Sikorsky S-55 y fabricado en grandes cantidades comparte espacio con el polifacético Mi-8 Hip, en este caso con librea casi irreconocible de Aeroflot.

Pero además de aviones y helicópteros también hubo en el museo misiles, motores y accesorios diversos aunque solo de los primeros se conserva algún ejemplar destacado y en escaso número, el resto se ha perdido con el tiempo o han sido trasladados a otros museos donde conservarlos en mejores condiciones.

Uno de los misiles curiosos es el anti-buque Raduga KS-1Komet, construido básicamente alrededor de una célula de MiG-15 al que se le ha desprovisto de cabina y tren de aterrizaje añadiendo el sistema de guiado y la cabeza explosiva de 600 Kg, siendo el guiado inercial en principio y de radar semiactivo al final.  Otro misil que se conserva es el Lavochkin S-25 Berkut, denominado por la OAN Sa-1 Guild que dio origen a toda una serie de misiles antiaéreos y que por su corto alcance solo se dedicó a la defensa del cinturón industrial alrededor de Moscú. También nos encontraremos con otros aparatos que pareciendo   misiles no lo son como el La-17M

Lavochkin que operaba como blanco simulado para los aviones o como aparato de reconocimiento fotográfico, resumiendo, lo que ahora llaman UAV, con la peculiaridad de que se lanzaba con cohetes pero continuaba el vuelo con el reactor que se ve en su panza cuya base tenía una placa reforzada para poder aterrizar deslizándose sobre ella!!;  la ingestión de objetos extraños por el motor no parecía preocuparle mucho a los soviéticos.

Así podemos pasar una jornada buscando entre las ruinas de lo que fueron brillantes aparatos que surcaban los cielos soviéticos y que hoy son  solo vestigios de un pasado brillante, no sin sentir una cierta depresión al ver su estado mientras mantenemos la esperanza de que sean trasladados a un lugar mejor antes de su total destrucción ahora que parece que la economía rusa se recupera de la grave crisis que atravesó en los 80-90. En cualquier caso es una visita muy entretenida y recomendable a todos los aficionados a la aviación que visiten el Moscú de hoy.

Texto y fotos: José Luis Celada E.

 

Enlaces interesantes:

Entrada en la Wikipedia.

Set en Flickr del Autor.

Paul Nann Khodynka entry.

Google  maps.

Entrada en English Russia.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail